Cocina en forma de L

metacrilato Si tu espacio disponible es entre pequeño y mediano, una cocina en forma de L es una opción inteligente para aprovechar cada metro cuadrado. ¿Cuáles son las ventajas? Las enlistamos para que puedas tomar la mejor decisión.

  1. Diseño flexible. Al ser un espacio abierto, no tienes otros elementos que estorben el movimiento o que impidan acomodar un módulo sobre otro. Los cajones y puertas se abren con facilidad, aun cuando haya varias personas en la cocina.
  2. Aprovechamiento al máximo. Como los muebles de la cocina se ponen junto a las paredes, éstas se aprovechan hasta el techo.
  3. Funcionalidad. Aun si se trata de un espacio grande, puedes incluso tener una isla y aprovecharla como comedor o área de trabajo. Esto resulta muy armónico y práctico con la forma de L de la cocina.
  4. Fluidez en el acomodo. El diseño permite que cada utensilio y accesorio tengan un espacio pensado en el orden natural de trabajo.
  5. Hasta dos cocineros a la vez. Si así lo necesitas, puedes ubicar dos zonas de trabajo independientes que no se estorben entre sí. Por ejemplo, la estufa en un lado y el horno por el otro.
  6. Diseño universal. Muchas cocinas ya están diseñadas para instalarse en L, lo cual hace más fácil la proyección y el montaje.
  7. Iluminación al máximo. Si hay una ventana en L, la cocina a juego tendrá luz natural en casi toda su superficie, ahorrando energía y ampliando el espacio.

Si quieres explorar opciones de cocinas en forma de L, visita tu sucursal Mödul Studio más cercana; verás que vas a encontrar justo lo que buscas. ¡Te esperamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

FORMA PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD Y CONOCE DE NUESTRAS NOVEDADES​

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES